24 de enero de 2011

Truhán...



Día uno:
Recibo al muy cretino en mi casa, libre de focos. Hablamos hasta bien entrada la noche. Resulta que es culpable, él mismo me lo confiesa.
Día dos:
Tengo que buscar un pacto, como sea, con el seguro demandante. Hay pruebas que podrían incriminar a mi defendido. Creo que ellos no las tienen aún.
Día tres:
No sé cómo, de verdad que no sé cómo he librado a este borracho del banquillo. 

Día cuarto: 
En un hotel de Albacete disfruto de mis honorarios. Le hago brindar con gaseosa. Sólo con gaseosa, al muy truhán...



- Debe ser por esto por lo que tener defensa es obligatorio...
- El problema, Alegría, es quien defiende al defendido del abogado...

4 comentarios:

Maite dijo...

Mira que hacerle brindar con gaseosa al borrachín. Este mes van con mucho retraso los de abogados. A ver si hay suerte. Un abrazo.

Kum* dijo...

Dicen que un atajo de abogados amarrados en el fondo del mar es un buen comienzo... no sé de qué, pero...

Como en todo, los habrá honestos. Como en todo... pocos.

Nunca confié en los tribunales. La ley es de los poderosos.

Pena y Alegría,... mis respetos, siempre.

A bicefa, un abrazo, maestro.

Andri Alba dijo...

Mejor con gaseosa, ¿no?

Un saludín.

Andri

Patricia dijo...

Mirá que obligarlo a tomar gaseosa, hace falta ser pervertido...

Delicioso Bicefalepena