14 de enero de 2011

Obediencia divina y adiós

Minificciones.com.ar


Un palito: Obediencia divina
Se despidieron. Se voltearon como hacen los enamorados para lanzarse el último beso. ¡Oye! ¿Qué? Nada, que te quiero. Yo también. Yo más.
Se despidieron. Se voltearon. Él no. ¡Oye! ¿Qué? Que compres el pan. Y que estás muy guapo.
Se despidieron. Se voltearon. Ella no. Vaya culo que está echando. ¡Oye! ¿Qué? Que recojas a los niños. Que he quedado.
Se despidieron. Se voltearon. No coincidieron. Pues yo tampoco miro. Yo menos.
Se despidieron. Se volteó. Se convirtió en estatua de sal. No hizo caso.


Dos palitos: Adiós 
Te vas dejando lo mejor de ti mismo en este muelle: mi cuerpo y mi locura.




- ¿Te has fijado que cuando se va una ballena, lo último que se ve es la cola?
- Si Alegría, estás muy inspirada...
- No lo digo porque puede ser lo único que se recuerde de ella... Debería tener despedidas más elegantes.

11 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

El primero tiene un aire muy muy especial.
El segundo sencillamente me parece bueno (cuánta verdad en él)
Un abrazo

depropio dijo...

En el primero, al final, con las prisas entendí: Se casó, y me dije Mira, como la vida misma...

impresiones de una tortuga dijo...

Los dos, ¡los has bordado!.
Hoy, los entendí a la primera, porque a veces, o tú no te explicas o yo no te entiendo.
Reconozco que me falta nivel. Pero aprenderé a seguirte.
Un saludos, Bice.

Anita Dinamita dijo...

Buenísimos, los dos, cada uno en su línea
Qué arte tienes!!!
Te dejo mi sonrisa y un fuerte abrazo

Dyhego dijo...

BICEFA:
¡Es lo que tienen las despedidas eternas: que te dejan petrificado!
Salu2 breves.

Maite dijo...

Qué bien Bicefa, muy, muy buenos. Un abrazo.

masai dijo...

Se despidieron

Se buscaron

Se despidieron

Se buscaron

Se despidieron. . .

Caboclo dijo...

Muy buenos los dos, pero me gusta sobre todo el primero. Tiene un ritmo muy marcado ("se despedieron, se voltearon") que rompes al final con el cambio de persona verbal. Me parece un gran acierto. Enhorabuena.

Relatadamente tuya dijo...

Siempre he dicho que puedes medir el amor entre dos personas por la forma que tienen de despedirse y saludarse y este micro lo retrata de una forma extraordinaria. Me ha gustado mucho.
Me despido, pero te seguiré leyendo...

Antonio M. dijo...

Muy muy grandes.
Que alegría volver por aquí de esta manera ;-)
Saludos desde el planeta cuántico.

L.N.J. dijo...

Es que hay que quitar lo de obediencia porque se convierte en un sacrificio. Divina y adiós, besos y ya te veré..., jaja...

Un besito.