5 de enero de 2011

Haikus de este invierno


Cuentan de un sabio
que, al ver volar la nieve,
cerró sus libros.







Ahora llueve.
Tengo un gran paraguas
y mil caminos.






- Pero si estoy helada... encima tú hablando de nieves y lluvias.
- Pena, no eres capaz de encontrar la belleza de lo sencillo.
- Ya.. como el sabio que cerró sus libros para irse a la cama a dormir calentito.

12 comentarios:

Abedul dijo...

La estatua del paraguas es una pasada !!!!! y los haikus , preciosos, txapeldun!!!!! felices Reyes y el nuevo año recien estrenado te regale cada mes mil aventuras, Un saludo cariñoso Begoña

su dijo...

Sí, hermosos y fríos haikus ;)
Un abrazo.

Ángeles Sánchez dijo...

Son preciosos los dos!!!

enhorabuena

Sibreve dijo...

Has empezado el año que te sales, compi!

Patricia dijo...

Me gustan los dos, pero el primero es una MARAVILLA.

Feliz noche de reyes

Dyhego dijo...

BICEFA:
Los libros complementan la realidad.
Salu2 con paraguas.

Torcuato dijo...

El primero me parece un pensamiento filosófico/espiritual muy bueno.

El segundo es un haiku de antología. Buenísimo Bicefa.
Un abrazo.

depropio dijo...

A mi es que esto de los haikus no se me da bien y no me gustan mucho, pero reconozco que el primero, como pensamiento reflexión es muy bueno. Solo una cosa: te falta una coma. Los incisos van entre comas, es decir, «Cuentan de un sabio
que, al ver volar la nieve,
cerró sus libros.»

Maite dijo...

El sabio debió cerrar el libro para dejar de imaginar y ver con sus propios ojos la belleza del paisaje nevado. Y ojalá tuviera un paraguas tan grande que me tapara de todas las dudas para ser libre de elegir la cantidad de caminos que se me brindan. Abrazos admirados

Puri dijo...

Muy buenos haikus, desde luego ante la belleza de la nieve yo también cierro los libros. Besos

Daniel J. Hernández dijo...

Bonito Bicefa.
Encontrando belleza a pesar de los friolentos pesares.
Abrazos cálidos.

Towanda dijo...

¿Preciosos?... qué digo preciosos, preciosísimos.
Me encantan los haikus, aunque los tenía olvidados... Una buena amiga me los recordó y, de nuevo, volvieron a mi memoria.

Felicidades por un post hermoso.