30 de septiembre de 2010

Vagabundo

Hay cosas demasiado pesadas, la familia, los hijos, el trabajo, la vida, el amor, el dinero..., como para cargar o llevarlas una persona sola. Lo son tanto, que aún compartiendo la carga son motivo de discusión.

Especialmente cuando faltan.




- Alegría, se te ha caído el pelo detrás de la orejas.
- Ya. Pero tenía que decirlo.
- Dicho queda.

8 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

No me ha dejado indiferente.
Tu pensamiento es cierto. Nos quejamos de lo que nos circunda y nos conforma, pero..., ¡ay si nos falta!

Un placer pasar por tu hermoso espacio. Te felicito por lo que he hojeado.
Un saludo afectuoso.

Patricia dijo...

Terrible peso cuando están. Aterrador, espeluznante cuando faltan.
En una película el personaje de una mujer decía esto: no hay nada peor que ser vieja y fea, excepto ser vieja fea y no tener un techo.

Daniel J. Hernández dijo...

Visto desde ese punto me considero vagabundo.
Un abrazo Bicefalepena

Dyhego dijo...

Pero el peso excesivo del pasado nos trabaría los pies.
Salu2

Liliana G. dijo...

¡Gran verdad! Ineludible verdad, de esas que si nos ponemos a reflexionarlas, nos quitaría el sueño de por vida.
Sólo te diré una cosa, con conocimiento de causa, es preferible tener con quien discutir, y más aún cuando la falta obedece "a causas naturales". Sólo aguanta el peso quien tiene hombros suficientes para sostenerlo.

Besos y cariños, Bicefa.
(Mis disculpas por la ausencia, el trabajo es un "peso" que no se puede sacar fácilmente de encima :)

Maripaz Brugos dijo...

Eterno dilema y contradicciones del ser humano:lo que amanos nos ata, pero no sabemos estar sin ello...

Bicefalepena dijo...

Seguro que el truco está más en disfrutarlo que en elegir...

Su dijo...

O yo estpy mal, o no existe, pero no veo la manera de comentarte la entrada de hoy. Sólo era comentarte que el Haiku...
Llega tu beso.
Mueve sus dulces alas
la mariposa.

... me parece precioso.
Abrazos