13 de abril de 2011

Siempre victimas

Herencia
Quizás porque se lo hicieron a él, no se lo quiso hacer a sus hijos. Por más tiempo.

Enajenación mental transitoria
Solamente murió esa vez. Y casi sin querer.

Ojos que no ven...
Date la vuelta. No quiero que veas como me pega.

Su miedo
Ya no mira debajo de la cama. Ni en el armario. Simplemente deja abierta la puerta, para salir volando.

Almanaque
Su calendario está escrito con esparadrapos: Cuenta sus días por cicatrices, por lágrimas, por silencios.


- Sin disculpas, sin argumentos, sin razones...
- Sinvergüenzas, Pena, sinvergüenzas. ¡Que ya está bien!

14 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Hasta cuando escribes horrores eres mágica.
Me dibujas una sonrisa triste-triste.
Un beso

Kum* dijo...

Bestial, hermano. Como ellos.

Besos ya está bien.

Sucede dijo...

Muy buenos bicefa!
Un gusto como siempre!
Abrazo!!

Su dijo...

Uff, Bicefa, hoy nos dejas los pelos de punta...

Besos

Maite dijo...

Me has dejado encogido el corazón, muy buenos, y la serie hecha con todos ellos es una estructura que se sostiene en su conjunto. Enhorabuena. Un abrazo.

Elysa dijo...

Muy bueno, realmente duelen.

Saludos.

Patricia dijo...

Excelente!!!
La imagen que los acompaña, brutal.

Un gusto leerte, Bicefa

depropio dijo...

Me gusta mucho Su miedo, es uno de los más sutilmente realistas

Paloma Hidalgo dijo...

La magia de las palabras, que unas veces acarician y otras se clavan con saña. Muy acertadas Pena y Alegría, demasiado.

Un abrazo

Paloma

Sandra Montelpare dijo...

Fuertísimos! tremendo, Bicefa, tremendo!

Dyhego dijo...

IMPRESIONANTES.
Si la exministra de igual-dá (qué bien que ya es ex) te hubiese tenido en nómina y hubiese utilizado tus micros...
Salu2.

Miguel dijo...

Sin duda me quedo con el almanaque. Es la que más me llega.

Saludos

Puck dijo...

Me gustan todos, pero me quedo con su miedo y esa puerta abierta
Saludillos

L.N.J. dijo...

En "Herencia" demuestras que siempre hay alguien en generaciones que rompe con cualquier tipo de aberración; es como una cadena viciosa que bien por conductas aprendidas, genética u otros conceptos por fin alguien dice ¡basta! y suele dar lo que nunca tubo.

Muy buenos bice, felicidades por tan buenos y breves argumentos.