3 de marzo de 2011

Juan Conmiedo

Rodear su bosque hacía que tuviera que caminar todos los días durante dos horas más. Tiempo que aprovechaba para pensar, oler flores, hipnotizar moscas y respirar sol.
El tiempo creció y el bosque desapareció.
Rodear el centro comercial cada día para acercar a sus hijos al colegio caminando, hablando y haciendo el tonto le hacía recordar el porqué de sus miedos y lo que le habían ayudado. Con una sonrisa.


- Yo no sé si tengo más miedo a los bosques o al paso del tiempo.
- Pena los bosques desaparecen y el tiempo pasa...
- Ves, ya tengo la piel de gallina.

14 comentarios:

Rocío Romero dijo...

Uff, me pasa lo que a Pena.
Abrazos

Luisa Hurtado González dijo...

Me encantó.
Y también me puse un poco triste: ¡qué bosques más feos los de ahora!
Un beso

Anita Dinamita dijo...

Querido Bicefalepena!
Tristes bosques, grandes enseñanzas ¿tendrán miedo los niños a los centros comerciales? ojalá!
Un gran abrazo

Torcuato dijo...

Si los miedos sirven para crecer espiritualmente, bienvenidos sean, pero tristemente, creo que no es así.
Muy bueno, Bicefa.
Abrazo.

Patricia dijo...

Los niños de tu personaje la tienen peor. Los centros comerciales son más temibles que los bosques y tardan más en desaparecer. Lamentablemente.

Un beso

Su dijo...

"Tiempo que aprovechaba para pensar, oler flores, hipnotizar moscas y respirar sol.
El tiempo creció y el bosque desapareció". Sólo ésto me ha fascinado, es precioso.

Qué bonito regalo le dio la vida... Qué pena que las cosas puedan cambiar tanto.

Besos

Kum* dijo...

Pena, no le temas al bosque, ni al paso del tiempo... témele, si acaso, a los Centros Comerciales!!

Buenísimo, Bicefa. Desde el título hasta la gallina. Fascinante, con imágenes de las tuyas ("hipnotizando moscas") que tanto me gustan y mucha miga dentro.

Tor: los miedos no son malos si sabemos que hacer con ellos. Los miedos son, simplemente, inevitables, como la pena, como el amor. Y ten por seguro que son los miedos (entre otras cosas) lo que nos hace crecer. Sin duda. Si sabemos qué hacer con ellos...

Pd: como el maestro Bicefa no contesta los comentarios... me he permitido... ja,ja,ja,ja,ja...

Besos, Bicefa.

Maite dijo...

Para mí, el peor miedo, es el miedo al miedo...ese es insalvable, los demás pueden llegar a superarse. Abrazos

Anónimo dijo...

Me da miedo llegar a no tener miedo algún día.

Sandra Montelpare dijo...

Qué bello es, Bicefa!! Creció y el miedo creció también

pablogonz dijo...

A mí los miedos me atenazan. Quizás eso me ha ayudado alguna vez en la vida. Habrá que hacer el esfuerzo de recordar.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

depropio dijo...

Has hecho que me de miedo encontrarme con el lobo si entro en un centro comercial...

Anita Dinamita dijo...

DEPROPIO, lo encontrarás si entras, puedes estar seguro... y lo peor es que se te meterá dentro y mientras permanezcas allí te corroerá. Puedes salir, pero le habrás visto las fauces.
(Bicefa me remito a lo que dice Kum*)
Abrazos

L.N.J. dijo...

Trisha, la protagonista del libro de Stephen King se perdió en un bosque. El libro se titula: "La chica que amaba a Tom Gordon".
Es apasionante...