15 de marzo de 2011

Gestión de fracasos

Situación crítica: Son las cuatro de la madrugada. Un llanto mudo en medio de la noche. Un niño de seis años está sentado en su cama. Alrededor de él, huellas húmedas que dejan patente una fuga de pis. Se enciende la luz. La madre mira al niño y se acuerda de su padre, el niño también, pero, previsor, lo demuestra y rompe a llorar. Se funden en un abrazo. Baño, crema hidratante, cambio de ropa de cama, pijama limpio con olor a suavizante. Se funden en otro abrazo. Lo siento, estaba soñando con el río y se me escapó... No pasa nada, cariño, (con un beso y hasta mañana). 
- Mamá (ojos abiertos). Ya no me quiere. Lo sé.
- Papá (ojos cerrados). Cariño, ¿qué ha pasado?
- Mamá. Nada. Déjalo.
- Papá, (ojos abiertos). Pero ¿qué he hecho yo ahora?
- Mamá. Nada, eso es lo que pasa. Que nunca pasa nada ya.
Cuatro ojos, mirando al techo, brillan a la luz de un despertador que empieza a sonar.
El niño duerme tranquilo. Su hermana también.


- El problema de los errores es que es difícil encontrar el origen.
- Alegría, sobre todo cuando se vive en una casa sin espejos.

9 comentarios:

David Figueroa dijo...

Una situación común bien reflejada.
Abrazos, Bicefa.

Su dijo...

El diálogo de Alegría y Pena ya es el broche final para un texto que me fascina por el modo en que está escrito.

Abrazos con los ojos abiertos

Anita Dinamita dijo...

Nunca pasa nada y a la vez está pasando mucho.
Bello texto cotidiano
Abrazos

Patricia dijo...

Bicefalepena, el micro es buenísimo, pero el diálogo entre Pena y Alegría me ha provocado una exclamación y un salto hacia atrás.
¡¿Sos de este mundo vos?!

Gracias por tus palabras en Pasen y vean
Besos

Sandra Montelpare dijo...

Adhiero Patricia Bicefa no es de este mundo!! eso . Cuando no pasa ndadenada es que psa de todo Terrible micro,Bicefa !!!!!!!

Paloma Hidalgo dijo...

Lo de los espejos es fantástico, pero me quedo con ese regusto a realidad-de la de todos los días-que rezuma tu micro.Es estupendo.
Abrazos
Paloma

Dany dijo...

Muy bueno. Es verdad, es cotidiano pero está descripto inmejorablemente. Abrazo porteño.

pablogonz dijo...

Me gusta la fuerza de la prosa.
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

Maite dijo...

Hoy nos traes una propuesta algo distinta, me gusta que me descoloquen. Pena y Alegría tienen una mente muy sabia ;)