2 de marzo de 2011

Seis de siete

silencio 
las campanas no tocan ni a muerto

espejo
ahora mis velas soplan a los vientos

repito
al rey: las niñas no son princesas

caballos
tus versos se volvieron locos de soñar

guerras
los peones no juegan nunca al ajedrez

caminos
el aire que sueñan tus ojos vuela


- Pena, ¿te das cuenta de que prácticmente respiramos el mismo aire?
- Ya, ¿y qué pasa con eso?
- Nada, que sonrías un poco.

12 comentarios:

Su dijo...

Desde luego ese siete conformado por Alegría y Pena es maravilloso...

Besos repartidos entre tres...

Sandra Montelpare dijo...

excelentes Bicefa como siempre1 pero Guerras es un escandalo de bueno!! abrazos van

depropio dijo...

El de los peones es una gran verdad: no juegan, les juegan

Anita Dinamita dijo...

Impresionante!!! Te superas cada día ¿lo sabías?
Estos son bestiales, para enmarcar uno tras otro y recordar...
Un abrazo de peón

Sibreve dijo...

Jo, que sietes más grandes :D

Maite dijo...

Geniales, me empiezo a preocupar, porque estoy pensando que tú no puedes ser de este planeta.
No hay mayor silencio que las campanas no toquen a muerto. Es sensacional, no creo que se pueda hacer una descripción mejor del silencio total.
Mis velas soplan a los vientos. Creo que es una muy buena metáfora para continuar navegando a pesar de que los vientos no sean favorables.
Las niñas no son princesas. Cada vez menos. Aunque este puede tener varios significados, pero los otros, me hacen demasiado daño, prefiero obviarlo.
El peón no juega nunca al ajedrez. Muy cierto, solo sirve para parapetarse detrás de él o abrir camino, son los de mayor rango los que se llevan los méritos...como en la vida.

Puck dijo...

Geniales. No sé con cual me quedaría. Vale, apúntame todos y ese reproche de Alegría a Pena que me ha encantado. Solo un apunte, a mi el primero, además de a silencio, me ha sonado a despoblación. En los pueblos vacíos no suenan las campanas.
Un saludillo envidioso (ó 6 ó 7)

Dyhego dijo...

BICEFA:
El silencio de las campanas es mucho más estridente que el de los corderos.

Lo que la vela se llevó fue la oscuridad.

Y los príncipes persiguen el mar en un vaso de ginebra.

Porque la vida es verso y los versos sueños son.

A los peones se los manda al campo de batalla a ser los primeros en morir.

Aires de grandeza, ojos de gato.

Salu2.

Patricia dijo...

Bicefa, me cortás la respiración. No puedo decirte cuál es mi favorito porque debiera nombrarlos a todos. Incluyendo el genial diálogo, por supuesto.
Chapeau!!!

Kum* dijo...

Espejos me parece buenísimo. Una imagen paradójica ferpecta. Tal vez sea bueno así, que sea la voluntad la que mueva las situaciones y no viceversa...

Silencio me parece simplemente genial. Se queda en las entendederas como un eco extraño, vacío... Casi da miedo, aprensión. Genial.

Besos, maestro.

impresiones de una tortuga dijo...

GUERRA
Los peones no juegan al ajedrez, pero siempre son los que pierden la guerra.
Saludos.

L.N.J. dijo...

Los peones si juegan al ajedrez, son los más débiles en el juego pero no en la jugada. Están en primera linea y tienen movimientos muy pequeños, protegiendo a un regimiento de castillos, caballos, reyes..., que al fin y al cabo también acaban derrotados en el tablero.

Yo quiero esos caminos y esos sueños...

besos.