16 de marzo de 2011

Haibun pre-primaveral

Oigo unos pasos. Papá abre la puerta. Hoy es el gran día. Sube la persiana. Cruzo los dedos. ¡Qué rabia! ...está lloviendo.

Llueve en el campo
las zapatillas nuevas
aún no florecen


- Pena, seguro que me cuentas lo de que nunca llueve a gusto de todos...
- Pues no, más bien que las flores tienen sus ritmos...
- Ya, y las primeras no siempre son las más bellas.

11 comentarios:

montse dijo...

Si quieres un día de lluvia solo tienes que ir a la peluquería o estrenar calzado y voilá! Nada tan hermoso como ver las aceras limpias por la acción natural de la lluvia.

Torcuato dijo...

Tranquilo, tras la lluvia los colores son más intensos.
Un abrazo.

Sibreve dijo...

¡Qué brutal, Bice!!!!!! Me ha encantado tanto lo que dices como la forma que utilizas.
Una de mis entradas preferidas en tu blog.
Abrazos boquiabiertos.

Anita Dinamita dijo...

¿No dejarías las zapatillas nuevas en la ventana?
Ay las flores de primavera, qué alegría dan!!!
Abrazos

Kum* dijo...

Déjalas... ya echaran a andar.

Besos, maestro.

Paloma Hidalgo dijo...

Así estarán nuevas por más tiempo, y pisarán los charcos que se forman tras la lluvia con más ganas. Muy bonito.

Abrazos
Paloma

anita dijo...

Hoy, como cada tres o cuatro años, PELUQUERÍA!!!

Abrazos.

Maite dijo...

Y no todas las flores son rosas, ni todas las rosas tienen espinas ;) Un beso primaveral

Su dijo...

Que florezcan cuando tengan que hacerlo.

La buena lluvia hace milagros.

Abrazos florecidos

Patricia dijo...

Ay! Aquí estamos dando comienzo al otoño. Y yo, para curarme, necesito flores recién nacidas.
El niño de las zapatillas ha de enviármelas cuande deje de llover.

Dany dijo...

Yo mezclaría zapatillas nuevas con lluvias. Tiene su encanto. Abrazo.