11 de agosto de 2011

Ramito de violetas

La mesa estaba apartada en un rincón, llena de polvo y de cartas; no todas abiertas. En una esquina, un bote de aceitunas improvisa un jarrón para unas flores resecas. El calendario quema ya sus últimos días de octubre. Mi cara, marcada por la mano que me escribe esos versos. Sobre la cama, la última carta, la de Alcalá Meco... que me ha devuelto la alegría.... Nanaino, nanaino, nanaino naino ná.
A todas esas Cecilias marcadas por tanto Manzanita...


- Yo pensaba que era una canción muy romántica, Pena.
- Y yo que el ramito de violetas se lo podía meter por donde se empiezan los cestos.

11 comentarios:

Puck dijo...

Ole, ole y ole. Hoy me quedo con Pena. Saludillos

montse dijo...

No me hagas asociar esta flor con este tema, Bicefa. Hasta ahora me recordaba cosas más agradables. Pero yo también me pongo al lado de Pena en esta entrada.

Sibreve dijo...

Qué bueno! Dónde has estado de vacaciones, que yo también quiero ir.
Abrazos setenteros, bice.

Mar Horno dijo...

Un placer pasar por aquí. Me apunto. El refranero lo mejor, especialmente el del león y el niño.

Elysa dijo...

La verdad es que hoy le doy la razón a Pena...

Saludos

depropio dijo...

Muy, muy bueno y muy bien llevado de principio a fin.

Yo soy más de chiquetete... ;(

Sucede dijo...

Y tanto que es pena amigo... esas cartas duelen demasiado y como bien dices hay muchas Cecilias y mucho Manzanita...
Muy grande.
Abrazos!!!

impresiones de una tortuga dijo...

Desde luego, no tienes compasión, siempre dejas chafadita a Pena, pobre.
Saludos Bicef.

Elèna Casero dijo...

Un triste ramito de violetas para un buen relato.

Un abrazo

Antonio M. dijo...

Me ha encantado el micro, bicefa, y la reflexión de Pena, con la que veo, más de tres, estamos totalmente de acuerdo ;-)

Anita Dinamita dijo...

EXCELENTE!!!!! Qué buena reflexión, más de una manzana mordisqueada te lo agradecería.
Abrazosssssssssss