10 de agosto de 2011

Pensamientos para el refranero

Cuando el sol calienta, el empresario gana.

~

Mañana de lunes, bolsillos fríos.

~

Tanto va el cántaro a la fuente que a la mujer le duele la espalda.

~

Dudo, luego el cambio es permante.

~

A papá y a mamá les pasa como al sol y la piel, que no es bueno que siempre estén mucho tiempo juntos.

~

Abandonó sus ausencias cuando se quedó sólo.

~

No es tan fiero el león cuando el que lo pinta es un niño.

~

Los precios nunca pueden estar desorbitados cuando el que marca las órbitas y los caminos es el capital.


- Nadie se preocupa del que lleva el cántaro y sí de que no lo rompa, Alegría.
- El dolor de espalda es menor cuando el que lo soporta es otro.
- Mucho menor, donde vamos a parar...

7 comentarios:

Puck dijo...

ME ENCANTAAAAANNN!!!!. Dos puntualizaciones. Si sale el sol no es Burgos jeje. Y el león y el niño es preciosooooo
Saludillos

Sibreve dijo...

Muy bueno.
Te añado uno que siempre decía un amigo: el que a buen árbol se arrima, buen perro le mea.
Ojalá sea verdad algún día.
Abrazos, bice.

Miss Bittersweet dijo...

El mejor, el del niño y el león. Pero lo que más me gusta de todos tus textos es siempre el diálogo final. Un abrazo.

aikatherine dijo...

kiva leijona, ja tarina on hyvin intensiivinen.. mielenkiintoinen

montse dijo...

Me los quedo todos. El del cántaro y el del león, de diez.

Rocío Romero dijo...

Ay, Bice, el del león es precioso y el del cántaro en boca de pena y alegría, de libro.
Qué gusto pasar por aquí. Un abrazo

Elysa dijo...

Estos refranes son más adecuados para los tiempos que corren. Pena y Alegría estan llenos de lucidez.