17 de agosto de 2011

Rutinas

No despertó. Ni cuando sonó el despertador. Ni cuando llamó su marido. Como cada mañana. Habló con él. Qué calor, yo también. Un beso. Pero no despertó. Su cuerpo se levantó. Se duchó. Desayuno dos tostadas con mantequilla. A una azúcar, a la otra mermelada de ciruela. Vestida, con el bolso colgado por delante. Esperó el bus. El metro. Llegó al bus. Se cambió las gafas. Se sentó. Se cambió las gafas, un café con hielo. Y cigarrillo en la calle. Gafas. Otra vez en casa. Encendió la TV. Un canal, otro, otro, otro... Otro beso, que descanses. Yo también. Pero no despertó. No se dio ni cuenta.


- Pena, sobre eso de que la vida pasa mientras pensamos en qué dar...
- Dime...
- Que soñando, haciendo planes, respirando... al menos somos conscientes de ser.

11 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Le has dado, pero bien fuerte... son estos días de verano en que si queremos, podemos despertar, hacernos conscientes, vivir.
Un abrazo vivito y coleando

Sandra Montelpare dijo...

la vida en modo stand by debe ser parecida a estar muerto, no? mejor pasarla "vivita y coleando", bicefa. me encantó!

Ángeles Sánchez dijo...

No es fácil despertar, no para quien hace de la rutina su modus vivendi.

Un saludo

Su dijo...

Qué pasada, me ha encantado. Que mal cuando se llega a ese estado de rutina que no consigue despertar.

Abrazos despiertos

Elysa dijo...

Muy bueno, realmente marcando el ritmo de esas vidas que se instalan en el dejarse ir, en las rutinas del título.

Sibreve dijo...

Hay gente que es así, da igual que estén dormidos que despiertos. Para sí y para los otros. Da igual.
Qué bueno, Bice!

Mar Horno dijo...

Muy bueno. Hay que colear, colear, y engañar a la rutina... aunque es bastante lista y se está tan cómodo en ella...

L.N.J. dijo...

Vamos por ahí, lejos...
Lo mismo tampoco nos damos cuenta de nada y el aire nos pega dos bofetadas para que la rutina sea más amena.

¡Joder!

Puck dijo...

Para salir de la rutina, primero hay que soñar, después perseguir el sueño
saludillos soñadores

depropio dijo...

Vivir no es un acto reflejo, sino que necesita un esfuerzo consciente y deliberado. Si no, simplemente vegetamos.

Elèna Casero dijo...

Eso sí que es pasar por la vida de puntillas, sin vivirla.
has reflejado la vida de muchas personas.

Un abrazo