16 de octubre de 2010

Venhen e van



De regreso, salió a buscar su mejor sonrisa, y la encontró, en el camino, mojándose de mar y compañía. 





Aire que vuelas
no pares de lanzarle
arena de mar


Besando la ola
acércate espuma a mí
rodeando mis pies.


Ríe la niña
imagina que sueña
olinas de mar.





- Alegría, yo también echo de menos las vacaciones.
- Pena, pero que no estoy hablando de las vacaciones...
- Entonces no lo entiendo.
- Es poesía, no hay más interpretaciones.
- No te creo

6 comentarios:

Torcuato dijo...

Niña y mar.
Un abrazo.

Kum* dijo...

La pena siempre tan escéptica... claro, por eso es pena.

Lindos haiku con olor a sal. El haiku es siempre un reto.

Un beso, Bice. Como siempre, un placer leerte. A tí... y a ellas dos.

Relatadamente tuya dijo...

Me encanta, el mar siempre me deja buen sabor en el corazón.
Un besito salado!

impresiones de una tortuga dijo...

Es poesía, no hay más interpretaciones... tú lo has dicho, Alegría. Saludos.

Maite dijo...

Poesía en estado puro, buenos estos versos. Un fuerte abrazo.

Dyhego dijo...

Ver el mar ya es poesía.
Salu2.