4 de octubre de 2010

Desgracias parejas

Cuando la desgracia se ceba en la misma persona, me acuerdo de un amigo que tuve algún día, no porque fuera un desgraciado, no, no voy a llegar tan lejos. No es más que una anécdota de algo que le dijo un médico, de esos rompehielos. Después de arreglarle pies, brazos, dedos... en no menos de diez ocasiones. Le espetó (ya sabéis, por parecer humano), ¡guaje, pareces el burroungitano!

Y es que cuando aparece un roto, todo hace aguas.

Un paisano, de esos viajados me dijo un día "A ti se te muere la madre, y yo he perdido el boli..., si es que todas las desgracias vienen parejas..." Para luego seguir diciendo, "que no, que era broma".

Quedé más tranquilo.

El caso es que ayer subí a un árbol...





- Pena no he entendido nada...
- Ya, pero eso no es algo nuevo...
- Anda, pero si eso parece un chiste...
- Parece.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No pasa nada, yo llevo varios días perdida por el bosque. . .

Relatadamente tuya dijo...

Me lo explicas porfi???

impresiones de una tortuga dijo...

Pena a mí, también me cuesta entenderte.
¡ya! me dirás que éso no es nuevo, pero, la verdad, ¡no me parece ningún chiste!. Saludos.

Patricia dijo...

Cuidado con las alturas ¿Parece una advertencia antojadiza? Parece

Dyhego dijo...

BICEFA:
Aunque sean frases hechas, es cierto que las desgracias siempre vienen acompañadas. También lo es que siempre hay alguien en peor situación.
Salu2.
(Esa foto es impactante pero me da cierto repelús).

Anita Dinamita dijo...

Menuda broma! Lo de que las desgracias no vienen solas... pues sí se cumple o será que al vernos en el agujero por una desgracia todo lo que viene después lo vemos con peores ojos.
Un abrazo!