30 de mayo de 2011

Excursión

Yo solía contestar con un ¡biah! (mezcla de ¡bien! y ¡bah!...) cuando mi madre mi preguntaba qué tal me había ido la excursión...

Estuvimos cantando en el autocar la de una sardina, dos sardinas...(*) (lógicamente la cantamos entera toda la familia uno por uno) y David dijo que la repita la señorita Virginia, pero no dijo el apellido, entonces la cantaron a coro la del A y la del B. Al terminar cada una eligió a un niño diferente y así estuvimos cantándola a dos voces todo el rato, hasta que la profe dijo que ya, que se acabó. Entonces me puse a hablar con Susana, porque ya sabes que no pude ir con Lourdes porque al final fue con Tere, pero se hizo la dormida (porque yo sé cuando alguien se lo hace de mentiras) y me aburrí mucho. Papi, dime una cosa ¿por qué las cosas no salen como nos imaginamos que van a pasar?

(*)Instrucciones para cantar la bonita y entretenida canción de tres sardinas y un gato:

La letra: (Autor desconocido o anónimo o popular)
Una sardina (una sardina), dos sardinas (dos sardinas), tres sardinas (tres sardinas), y uuuun gato (y uuuun gato). Se apostaron (se apostaron) la manera (la manera) de meterse (de meterse) en uuun zapato (en uuun zapato). A la chichichichiguagua (a la guaguaguaguachichi) a la guaguaguaguachichi  (a la chichichichiguagua). Que lo repita (que lo repita) el señorito/la señorita (el señorito/la señorita) ¡Quién sea!

Instrucciones: El solista canta la parte que está fuera de parentesis (con la cara encendida normalmente), por contra, el coro, resto de la familia... responde lo que está dentro del paréntesis, voz en grito (dependiendo de la edad de los cantantes). Al terminar, cambia el solista y se repite en un canon que tiende a infinito.


- Yo una vez fui de excursión a Portugal con el cole.
- Ya me acuerdo Pena. Y de la foto que cuando logramos sacarte una sonrisa la estatua del fondo puso cara de sorprendida y la fastidió...

6 comentarios:

Maite dijo...

Pena diría que las cosas nunca salen como uno las planea, pero siempre estará la visión de alegría, y es que las cosas, a veces, te sorprenden gratamente.
Yo también recuerdo esas excursiones, en las que los mayores trofeos que llevaba a casa era un chichón en la frente o las rodillas descarnadas.
Besos.

Dyhego dijo...

BICEFA:
¿Habrá algún niño actual que sepa cantar la canción de las sardinas?
Nada sale como uno lo planea.
Salu2 planea2

Raul a q dijo...

¡Qué grande, amigo! ya no me acordaba de aquellas excursiones ni de aquellas canciones y me has hecho volver a mi niñez.
Un abrazo bicefa.

Rocío Romero dijo...

Es de las pocas en las que el diálogo entre Pena y Alegría no me parece lo más llamativo de tu relato, esta vez es la voz del niño: "¿por qué las cosas no salen como nos imaginamos que van a pasar?" Genial, Bice, te sigues superando. Abrazos

Puck dijo...

Me encanta el relato de la excursión, pero las instrucciones para cantar las sardinas son geniales!!! jajaja
Saludillos cantarines

depropio dijo...

Life is dura, nada sale como imaginamos...

Me has tenido con el alma en vilo porque sufrí un accidente muy grave viajando en un autobús escolar y casi imaginaba el mismo desenlace.