28 de diciembre de 2010

El perfume

Le gustaba enredarse en su pelo. Enterrar las manos en su piel. Besar con pequeñas caricias aquellos recobecos. Vestirse con su alma.
Y despertarse sin ese sueño cada noche a las cuatro en punto, con su olor en su hueco.




. ¿Con su olor en su hueco? ¿A qué huelen las ausencias?
- Pues a eso Pena, a recuerdos
- Algo habrá hecho para tener esas pesadillas...

6 comentarios:

Maite dijo...

Buen micro, pero una vez más me quedo prendada de la conversación Pena/Alegría ¿a qué huelen las ausencias?, pues a recuerdos...fantástico. Besos.

Patricia dijo...

Por primera vez voy a disentir con Pena. No ha hecho nada malo ni tampoco se trata de una pesadilla. El perfume de los que amamos perdura mas allá de ellos: percibirlo hace sufrir, pero también acompaña y consuela.

Kum* dijo...

Son geniales estas Pena y Alegría. Geniales.

Un abrazo.

Torcuato dijo...

Los huecos y las ausencias, ¿se llenarán?
Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Me duelen y me huelen las ausencias, Pena y Alegría
Abrazos

Rocío Romero dijo...

Yo coincido con Maite "¿a qué huelen las ausencias?". Es genial. Por cierto... ahora mismo me estoy dando cuenta de que "he viajado en el tiempo" llego desde tu enlace en Facebook, y gracias por colgarlo, me lo habría perdido.
Un abrazo