2 de agosto de 2012

Revolución, por variar

Pintan el cielo
las estrellas naranjas;
es cosa de ellas

Caminar solo
ayuda a que te pierdas
por las veredas


- Siento que me ahogo, no aguanto este aire tan puro, Alegría.
- Pues tendrás que acostumbrarte, el aire allá arriba está más limpio aún.
- Ay el mar, 
¡la mar! 
donde brillan tus ojos.

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

Maravilloso tu blog
Abrazos