27 de marzo de 2012

Profundo amor

Acontecimientos

Encontré un pozo. Acompáñame. En el gritaré mi amor por ti y tú oirás el eco de mi voz reflejado en sus profundas aguas.
- ¡¡¡Te quiero vida mía!!! (....)
- Pues yo no oigo nada.

Años después su hija (de ella) medio enamorada, se acercó melancólica al brocal del pozo y escuchó así como en un suspiro: ...gonada ada ada (perdendosi)

Conclusiones (por orden de aparición)

  • La paciencia, en cosas del amor, no carece de ausencia.
  • Los hijos son el reflejo de lo que los padres fueron.
  • El pozo era, cuanto menos, hondo. Pero hondo, hondo.
  • Las gonadas son las que producen los gametos.


- ¿Por qué será que los hijos reproducen los comportamientos de los padres?
- Alegría, creo que es por economía. Lo más barato es acudir a lo que tienes más cerca, y si no has metido nada nuevo, aflora lo que está al ras.

6 comentarios:

L.N.J. dijo...

Muy bueno bice, te felicito por esta entrada.

Dyhego dijo...

Bicefa:
Se conoce que era un pozo con efectos retardados...
Salu2 apresura2.

Sibreve dijo...

Bice:
¡Qué bueno!, qué barbaridad más bárbara.

Maite dijo...

Jajajaja, me parto. Estupendas reflexiones, muy divertidas, con lo que hace falta el humor!
Abrazos

Puck dijo...

jajaja hondo, hondo jajaja hacía tiempo que no me pasaba por aquí y me arrepiento jajaja
saludillos

carlos de la parra dijo...

Un clásico de lo Freudiano.
Y si alguien no lo cree, observe en que piensa la mayoría con más recurrencia.
Tu reflección reúne lo genético y lo imbuído.
Parece que nos pasamos gran parte de la vida dándole vuelta a éstos asuntos.