3 de junio de 2011

El visionario

No he podido parar de dar vueltas en la cama. Y total por un bobada, que además iba a ser una sorpresa. Pero cómo me iba a imaginar que subiría a la azotea. Y, ¡oh coincidencia!, justo cuando estaban pintando la H al helipuerto. Que si dónde vamos a tender ahora la ropa, que si estoy loco o qué, que si se me ha subido a la cabeza el cargo de presidente, que si menuda derrama ¡con la que está cayendo! para la comunidad, que si era por eso por lo que no se veía la tele... ¡Cuánto egoismo! ¿y lo despejado que está ahora todo? ¿y los paseos que se pueden dar por la pista?, por no hablar de esa sensación de bienestar que te queda en el cuerpo tras los despegues... Ese silencio no se paga con dinero, no señor.


- Esto Pena, vas a pensar que es una bobada pero...
- No sigas, tienes razón. Lo pienso.

8 comentarios:

anita dijo...

Yo tampoco he podido parar de dar vueltas en la cama, buscando una azotea. . .
Gracias por estar ahí.

Dyhego dijo...

BICEFA:
En Sao Paula los ricos se desplazan en helicóptero. ¡Espero que nuestros políticos no adopten esa moda!
Salu2.

Paloma Hidalgo dijo...

Afectado de delirios de grandeza, cualquier presidente, incluso los de comunidad son capaces de todo...

Saludos

Maite dijo...

Esto lo hacen mucho por ahí, así luego no nos llegan los presupuestos. Buena y ácida crítica al gasto público. Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Genial, y sin duda el silencio después del despegue o aterrizaje de un helicóptero no tiene precio!
Abrazos

impresiones de una tortuga dijo...

¡Que bueno un helipuerto en casa!.
SALUDOS.

Torcuato dijo...

Caprichoso, el chico
Un abrazo, Bicefa.

depropio dijo...

Los que asumimos responsabilidades somos unos incomprendidos