4 de marzo de 2014

Aquel último error

No hay nada que hacer. Definitivamente muerto. Otro que se une a la campaña de bajo consumo. Preferiría no tener tanto éxito, pero es inevitable, la gente sigue muriéndose. No siempre es la única opción, pero suele ser una de las últimas decisiones. Conociendo a mi familia y su prácticamente nula forma de implicarse en los cambios, la mía fue equivocada.
Odio esta corbata gris.

4 comentarios:

@boticaria7 dijo...

Cada palo que aguante su vela. . .

Dyhego dijo...

Recortas por aquí y por allá y la conviertes en una pajarita, te subes en ella y a volar...
Salu2 animosos, Bicefa.

Carlos de la Parra dijo...

Se hubiera dado mejor vida.
Quizás pensó que jamás iba a morir.
Yo lo evito por ser un paso con exceso de permanencia.

L. N.J. dijo...

Es verdad, pero me encanta el gris perla.

Saludos