20 de noviembre de 2013

Del diario del silencio

Recuerdo sus últimas palabras:
«Hijo mío, de los pecados que más me arrepiento es de los que no cometí, de los otros, ya se encargará ese dios en el que crees. Y ahora, me voy, que ya lleva tiempo haciéndoseme tarde»

El día que murió padre, crecí. Aún espero a aquel dios que se haga cargo de mí.


2 comentarios:

Dyhego dijo...

Pues que espere sentado...
Salu2, Bicefa.

L. N.J. dijo...

Debes crecer más, todavía eres pequeño.

Besos