9 de enero de 2013

Cae un imperio más


"Cuando leas esta carta seguramente ya sea tarde..."

Arrugó el papel y lo tiró por la ventana.- "O pronto..." -, masculló esforzando una sonrisa que se quedó en mueca grotesca. Terminó el café de un tragó, dejó la taza en el fregadero y rascándose la cabeza con indiferencia se dirigió, aún en pijama, a la cama. De nuevo.


- El año que comienza promete ser mejor.
- Alegría, sabes que veo el tiempo como un continuo. Las únicas divisiones que admito son el nacimiento y la muerte. Mi nacimiento me lo contaron, luego no me queda nada más que  la muerte por estrenar.

3 comentarios:

Su dijo...

Me choca la solemnidad o importancia que confiere la carta con la indiferencia de quien la lee. Remueve.

Saludos.

Ikana dijo...

Mejor pronto que tarde O,o

Puri dijo...

El tiempo es un contínuo, pero te deseo que aún te queden muchas cosas que estrenar, muchos cielos y tierras que tocar.
Feliz año nuevo, aunque ya llevemos caminando veinte días por él está prácticamente sin usar...