21 de julio de 2011

Retry, El regreso

Mauro del Amo Andrade, lingüista y prototípico prohombre, ocupado como estaba en lo suyo, alteró su apretada agenda con la sana intención de completar el sudoku de nivel medio que está al lado del jarrón de las cuatrocientas catorce flores amarillas que un día pintó, para no perder la paciencia cuando alteró su apretada agenda con la intención de completar un sudoku de nivel medio armado con un lápiz y con una goma verde.



- Alegría, con un lápiz no se pueden pintar flores amarillas.
- Claro que sí. Solamente debes elegir el color del papel adecuado

6 comentarios:

montse dijo...

Estoy con Alegría. Una bonita cartulina amarilla y a pintar.

Anita Dinamita dijo...

Qué acertado el diálogo! Yo también me preguntaba cómo se pintaban flores amarillas con un lápiz.
¿Mucho sudoku estas vacaciones?
Alegría de volverte a ver!!!
Abrazos

Elysa dijo...

¡Como qué no! Alegría tiene toda la razón

Saludos

Puck dijo...

Muy bueno, no sé en qué tardaría más si en el sudoku o en las flores mmmm Feliz retorno!!!
Saludillos

Anónimo dijo...

Ya estas de vuelta ...
¡Bien¡ por Alegria ...: El cristal por el que se mira o el papel en el que se pinta pueden cambiar mucho las cosas.

Relatadamente tuya dijo...

Mira que somos complicados/as... Pierde la paciencia por alterar su agenda y pinta un cuadro de flores amarillas junto al que deja el sudoku que le obliga a modificar su agenda si quiere completarlo. Por consiguiente se seguirá alterando él y su agenda y seguirá pintando cuadros y mas cuadros de 414 flores amarillas cada vez que le apetezca hacerse el dichoso sudoku... Cuatrocientos catorce besos para ti y mi alegria relajada de volver a leerte. ;)